La confianza empresarial alemana aumentó más de lo esperado en noviembre, según una encuesta publicada hoy, con lo que la mayor economía de Europa muestra signos de estar superando la crisis energética con Rusia y los obstáculos de la cadena de suministro.

"La recesión podría ser menos grave de lo que muchos esperaban", dijo el instituto Ifo en un comunicado comentado por la agencia Reuters.

El instituto informó de que su índice de clima empresarial se situó en 86,3, superior a la previsión de los analistas de 85,0 en una encuesta de Reuters, y tras una lectura revisada de 84,5 en octubre.

La mejora de las perspectivas se debe a un crecimiento económico inesperado en el tercer trimestre y se produce mientras el pleno almacenamiento de gas en Alemania frena los temores de una crisis de suministro este invierno.

Expectativa

No obstante, el Gobierno espera una recesión el año que viene, con una previsión de contracción de la economía del 0,4%. El grupo de asesores económicos del Gobierno predijo más recientemente una caída menos severa del 0, 2% en 2023.

Aunque las empresas están algo menos satisfechas con su actividad actual, según el Ifo, el pesimismo respecto a los próximos meses se redujo considerablemente, observándose una mejora sobre todo en el sector manufacturero.

"El riesgo de racionamiento de gasolina ha disminuido significativamente en las últimas semanas, y el Gobierno federal ha aumentado masivamente su paquete de ayuda", dijo el economista jefe de Commerzbank, Joerg Kraemer.

"Estamos saliendo de la zona de temor al colapso y entrando en el ámbito de las preocupaciones normales por la recesión", dijo Jens-Oliver Niklasch, del banco LBBW.