Al menos 337 trabajadores rurales brasileños fueron rescatados en lo que va de julio, durante 105 allanamientos de fiscales laborales realizados en 23 estados del país, informó la Procuraduría General de la República.
La Operación Rescate, que reunió a más de 300 funcionarios de diversos organismos de fiscalización, resultó ser el mayor operativo de liberación de trabajadores sometidos a situaciones análogas a la esclavitud por la cantidad de entidades estatales involucradas.
"El trabajo esclavo no es una ficción y sí es una realidad que debe ser sancionada", dijo en conferencia de prensa el vicefiscal general de Brasil, Carlos Frederico, al presentar los resultados de la Operación Rescate.

Causas

Entre los esclavizados había seis niños y una empleada doméstica sometida a la esclavitud durante nueve años.
La mayor parte de los liberados trabajaban en el ámbito rural, en la cosecha en general, en el cultivo de café y en la cría de ganado bovino.
Brasil es el principal productor y exportador mundial de soja, el principal productor y exportador mundial de café y el principal productor mundial de carnes procesadas.
Se abrieron causas a todos los responsables por las haciendas y los campos donde se sometía a los trabajadores a la esclavitud.
En la operación participaron el Ministerio Público Federal, la subsecretaría de inspección del Ministerio de Trabajo, el Ministerio Público del Trabajo, la Policía Federal, la Defensoría Púbica de la Unión y la Policía Caminera Federal (PRF).

Multas

Según el vicefiscal general brasileño, los empleadores fueron notificados y deberán interrumpir sus actividades económicas, formalizar el vínculo laboral con los empleados, pagar las deudas salariales y previsionales con los rescatados, además de pagar multas y ser procesados por acciones criminales.
El valor total que deberán pagar los empleadores de estas haciendas es de 3,8 millones de reales, unos 700.000 dólares.
Desde 1995 unas 50.000 personas fueron liberadas del trabajo esclavo en Brasil.
Los estados con mayor número de rescatados en esta operación fueron Goiás (centro-oeste), Minas Gerais (sudeste), Acre y Rondonia (norte amazónico).