La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) seleccionó a John McFall para unirse a su cuerpo de entrenamiento para convertirlo en astronauta. Velocista en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el hombre de 41 años parece tener un perfil ideal para la tarea, pero es, en realidad, único en la historia. Porque McFall no tiene una pierna, y apunta a ser la primera persona con discapacidad en viajar al espacio.

"Con mi amplia formación científica y una amplia gama de experiencias, me sentí obligado a tratar de ayudar a la ESA a responder esta pregunta: ¿Podemos conseguir que alguien con una discapacidad física haga un trabajo significativo en el espacio?", explicó McFall, que perdió una pierna a los 19 años en un accidente de moto.

Lejos de que eso lo detuviera, el exatleta describió el suceso como una oportunidad "inspiradora y estimulante", y trabajará junto a diseñadores e ingenieros para ver si puede ser el primer "parastronauta" de la historia.

El velocista paralímpico es uno de los 17 elegidos entre 22.500 solicitantes para unirse a la clase de astronautas 2022 de la ESA. Los seleccionados ahora completarán un año de capacitación básica en tecnología espacial, ciencia y medicina en el Centro Europeo de Astronautas en Colonia, Alemania, antes de ingresar a la siguiente fase de capacitación de la Estación Espacial, donde se les enseñará cómo operar los elementos de la estación y los vehículos de transporte.

McFall es medallista paralímpico

“Como amputado, nunca pensé que ser astronauta fuera una posibilidad”, dijo McFall en una entrevista publicada en el sitio web de la ESA. “Estoy muy entusiasmado con el uso de las habilidades que tengo para resolver problemas, identificar problemas y superar obstáculos que permitan a las personas con una discapacidad física realizar el trabajo de la misma manera que sus contrapartes sin discapacidad”, dijo.

McFall también dijo que quería encontrar las respuestas a las preguntas prácticas planteadas al enviar a una persona con una discapacidad física al espacio: “¿Qué le sucede realmente a alguien con una amputación de un miembro inferior en microgravedad? ¿Qué pasa con su muñón?

Cómo será la capacitación del primer "parastronauta"

McFall participará en el "Proyecto de viabilidad de parastronautas" de la ESA, que la agencia dijo en un comunicado que tenía como objetivo "desarrollar opciones para la inclusión de astronautas con discapacidades físicas en vuelos espaciales humanos y posibles misiones futuras". Si bien en esta etapa no puede garantizar que McFall sea enviado al espacio, la agencia ha dicho que se “comprometerá a esforzarse con la mayor seriedad posible” para que esto suceda.

Los funcionarios espaciales europeos han estado utilizando el término "parastronautas" para referirse a personas que están "calificadas psicológica, cognitiva, técnica y profesionalmente para ser astronautas, pero que tienen una discapacidad física que normalmente les impediría ser seleccionados debido a los requisitos impuestos por el uso del hardware espacial actual”.

Con el exdeportista británico, la ESA estudiará qué necesita ser adaptado y rediseñado para un astronauta con impedimentos. Pero pueden pasar varios años antes de que pueda ir al espacio, si es que lo hace.

"Esto es muy importante para nosotros. La diversidad viene de muchas maneras diferentes. Y la Organización Mundial de la Salud calcula que alrededor del 15% de la población vive con algún tipo de discapacidad, y tal vez el 2% se ve realmente afectado por ella. Por supuesto, ser astronauta es algo muy exclusivo. Pero tener una discapacidad no debe descartarte", señaló el director de Exploración Humana y Robótica de la ESA, David Parker.

"Estamos siendo pioneros aquí. Es algo que estamos muy emocionados de hacer. Necesitamos comenzar un proceso por el cual vamos a trabajar con el individuo, comprender cómo adaptar el vehículo espacial, tal vez algo a bordo de la estación espacial, para garantizar que puedan vivir, trabajar y realizar una misión significativa a bordo de la estación", añadió.

El ministro de Ciencia británico, George Freeman, dijo estar orgulloso de que Reino Unido "será el primer país en poner un paraastronauta en el espacio y demostrar que el espacio es, de hecho, la nueva frontera". "Es donde destruimos las barreras que frenan a este planeta y a la humanidad", agregó.

Un astronauta con bronce olímpico

Nacido en Frimley, una localidad 53 kilómetros al suroeste de Londres, McFall está casado y tiene tres hijos. Sus deportes favoritos son correr y andar en bicicleta de montaña, mientras que sus otros intereses incluyen tocar la guitarra, viajar, la carpintería y el bricolaje, recopiló la BBC.

De 2014 a 2016, McFall fue médico de base en el sistema de salud público británico y trabajó en una variedad de especialidades médicas y quirúrgicas en el sureste de Gales. Se convirtió en miembro del Colegio Real de Ciruganos en 2016 y actualmente es un especialista en traumatología y ortopedia que trabaja en el sur de Inglaterra.

Sin embargo, el punto más destacable en la carrera de McFall es cuando ganó la medalla de bronce en la carrera de 100 metros en los Juegos Paralímpicos celebrados en 2008 en Pekín. Casualmente, el último llamado para la selección de aspirantes a astronautas de la ESA fue en 2008.

Ahora, se prepara para ir al espacio. “La ciencia es para todos y, con suerte, los viajes espaciales pueden ser para todos”, celebró.