El presidente sufrió una descompensación en la mañana de Bali, Indonesia, donde se desarrolla la Cumbre del G20 cuando se encontraba en una reunión con su par de España, Pedro Sanchez. Luego, fue diagnosticado con una gastritis erosiva con sangrado en una clínica de la ciudad del sudeste asiático.

Por la noche (20 horas de Indonesia), hizo declaraciones ante la prensa que viaja con la comitiva y allí estuvo Grupo Crónica: “Les agradezco a todos por la preocupación, estoy bien, estoy trabajando bien”, aseguró el mandatario nacional.

Fernández contó que “tuve esta mañana una descompensación producto de una gastritis erosiva, que generó un sangrado que generó una baja de la presión importante. Para verificar exactamente el nivel de sangrado nos trasladamos a un hospital de Bali al solo efecto de hacer una endoscopía”, agregó.

“Cuando terminamos eso - agregó Fernández- hicimos un ratito de tiempo para la reunión con Xi Jinping donde definitivamente quería estar”.

La bilateral con el presidente de China se extendió por 20 minutos y fue la única que se concretó a lo largo del día. Alberto Fernández se acercó luego al hotel Melia de Bali para conversar con Grupo Crónica y otros periodistas. Allí continuó con los detalles sobre su estado de salud. 

El nuevo parte emitido por la Unidad Médica Presidencial a las 15.26 hora local (4.26 de la Argentina) señala que "en el día de la fecha el Señor Presidente de la Nación Argentina, Dr. Alberto Ángel Fernández fue evaluado médicamente, se diagnosticó una gastritis erosiva con signos de sangrado, recibió el tratamiento médico adecuado encontrándose en buen estado de salud y reanudando sus actividades con control médico".

"Este equipo mantendrá informada a la opinión pública de la evolución médica del Señor Presidente de la Nación", completa el informe firmado por el médico Federico Saavedra.

Fernández tuvo "un episodio complicado" porque "sangró mucho y eso le provocó la descompensación", según explicaron fuentes de Presidencia.

Fuentes oficiales confirmaron que Fernández no participará en las próximas horas de la cena de líderes del G20 porque “va a descansar el resto del día”. El canciller Santiago Cafiero lo reemplazará.