El Presidente Alberto Fernández encabezó esta tarde junto al ministro de Economía, Sergio Massa, y la secretaria de Energía, Flavia Royón, el lanzamiento del Plan Gas IV, que contempla la prórroga de los llamados realizados a partir de 2020, y la convocatoria al Plan Gas V, necesarios para abastecer la red de gasoductos en construcción.

En el acto que tuvo lugar en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada y dio comienzo pasadas las 18.40, Fernández aseguró que con Vaca Muerta la Argentina tiene una "oportunidad singular que no se puede dejar pasar: el desarrollo de la producción hidrocarburifera".

"El mundo sabe que somos la segunda reserva de gas no convencional del mundo, que tenemos gas para autoabastecernos y exportar", advirtió el mandatario, quién subrayó que se puede "convertir a la Argentina en un enorme proveedor de energía", lo que requiere un "nuevo diseño de desarrollo" que vea la manera de "aprovechar el gas" que tiene el país y que el mundo y los argentinos necesitan.

"Tenemos la oportunidad de que en una primera etapa logremos que el gas de Vaca Muerta se distribuya en todo el país y alcanzar casi el autoabastecimiento; y después habrá que ofrecer gas al mundo", afirmó el jefe de Estado.

En otro tramo, indicó que  que el Gobierno va a "construir un sistema legal que de certezas al sector hidrocarburífero", para "aprovechar las oportunidades que la Argentina no debe dejar pasar".

"Vamos a seguir adelante con todos los incentivos, dando la normativa necesaria que la actividad está reclamando, y vamos a exigirles inversión, producción y trabajo a quienes se beneficien con eso", subrayó Fernández.

Previamente, Massa resaltó que "dejar de importar gas y producirlo representa en términos de ahorro por importaciones de energía hasta 2028 de unos US$ 19.000 millones y, en 2023, US$ 3.200 millones; y US$ 28.900 millones de ahorro en divisas hasta 2028, y US$ 4.800 millones en 2023".

Tras indicar que se esperan inversiones por US$ 7.000 millones hasta 2028 (US$ 1.000 millones en 2023), destacó que en recaudación fiscal significará US$ 3.500 millones hasta 2028 (US$ 600 millones en 2023), y la creación de 10 mil puestos de trabajo hasta 2028.

En el "camino al autoabastecimiento energético, vamos a quedar a un paso, al 90% en 2023", remarcó Massa al anunciar esta tarde en Casa de Gobierno el lanzamiento del Plan Gas IV y la convocatoria al Plan Gas V, junto al presidente Alberto Fernández y gobernadores provinciales.

En tanto que la secretaria de Energía, Royón, señaló que la prórroga del Plan Gas, mediante sus etapas IV y V, permitirá generar previsibilidad con contratos por cuatro años hasta 2028, lo que representará "un camino estratégico en pos del autoabastecimiento y el desarrollo energético".

Massa anticipó la semana pasada en la ciudad estadounidense de Hosuton que "el plan Gas 4 extendido y Plan Gas 5 van a permitir llenar el gasoducto Néstor Kirchner", medida que ya había sido analizada con las empresas que operan actualmente en Vaca Muerta durante un encuentro realizado en la ciudad de Neuquén semanas atrás.

En diciembre de 2020, el Gobierno puso en marcha el Plan Gas.Ar, una iniciativa que tiene como objetivo contractualizar la producción de gas con una base de 70 millones de metros cúbicos diarios para asegurar el abastecimiento de la demanda prioritaria, así como sustituir parte de las importaciones de Gas Natural Licuado (GNL) y de combustibles líquidos, con la consecuente ahorro fiscal.

Ahora, con el inicio de construcción de la primera etapa del Gasoducto Néstor Kirchner que unirá Vaca Muerta con la localidad bonaerense de Saliqueló -la segunda etapa que comenzó la semana pasada su proceso de licitación de la ingeniería-, el Gobierno busca garantizar que el gas que requerirá esa obra esté disponible al momento de habilitarse el ducto a partir de junio de 2023.

En Houston, Massa también lanzó una convocatoria a las empresas para participar en el tratamiento de una ley en el Congreso, que será enviada la primera semana de octubre al parlamento, como una forma de garantizar "la construcción de políticas de Estado que les permita planificar a largo plazo", y que trascendería los futuros recambios de gobierno.