El Gobierno de Venezuela avisó que el presidente de ese país, Nicolás Maduro, finalmente no vendrá a Argentina para la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), tras enterarse de un "plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra" de la delegación. En cambio, asistirá el canciller venezolano, a fin de "aportar al buen desarrollo y culminación exitosa de la Cumbre en cuestión".

El mandatario había sido invitado por el presidente argentino, Alberto Fernández, quien ejerce la presidencia Pro Témpore de la CELAC. De hecho, Fernández tenía planeada una reunión bilateral con Maduro, y se refirió ayer a las dudas y cuestionamientos sobre la presencia del presidente venezolano: “Venezuela es parte de la CELAC y Maduro está más que invitado. Hasta donde sé, vendrá”.

Sin embargo, el Gobierno de Venezuela dijo en un comunicado que existía "un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros".

"Pretenden montar un "show" deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional, y así contribuir a la campaña de descrédito-ya fracasada que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericano", continúa el documento.

Maduro denunció planes de extremistas de derecha en su contra

Por eso, ante un escenario de "planes extravagantes diseñados por extremistas de la derecha alienados a intereses externos a nuestra región", Venezuela enviará a su Canciller como jefe de delegación.

"El gobierno de la República de Venezuela agradece al Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, por su cordial invitación y por su firme posición de garantizar el éxito de esta magna reunión", aclaró el comunicado.

Maduro, entre reuniones y rechazos

La posibilidad de que Maduro viniera a Argentina despertó indignación en la oposición. La primera en rechazar la venida del mandatario venezolano fue la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que tuiteó: "Si Nicolás Maduro viene a la Argentina, debe ser detenido de manera inmediata por haber cometido crímenes de lesa humanidad".

A esto se sumó el expresidente Mauricio Macri, quien aseguró: “La inmensa mayoría de los argentinos sentimos vergüenza de que nuestro país se asocie con otros donde hay persecución, tortura, narcoterrorismo, presos políticos y elecciones fraudulentas que se burlan de la democracia”, disparó el referente del PRO este domingo en sus redes sociales.

"Vergüenza es haber condenado al país a volver al FMI después de recibirlo desendeudado. Argentina paga tu inoperancia", le respondió el Canciller argentino, Santiago Cafiero, a través de su cuenta de Twitter.

El presidente venezolano también tenía planeado reunirse con su par brasileño, Lula Da Silva, en lo que marcaba la vuelta de Brasil a la CELAC tras la decisión del expresidente, Jair Bolsonaro, de no asistir a la cumbre. 

Maduro había confirmado su presencia en la cumbre de mañana, pero finalmente no asistirá. No es la primera vez que se ausenta a último momento: a comienzos de este mes declaró que asistiría a la asunción de Lula, en Brasilia. Sin embargo, el ministro Jorge Rodríguez fue quien salió del avión llegado de Venezuela.

Maduro no viene a Argentina

El comunicado completo: 

"La República Bolivariana de Venezuela, en primer lugar quiere resaltar la importancia histórica y estratégica que tiene la realización de la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños ( CELAC), a realizarse en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), el día 24 de enero de este año. Como Estado fundador nos colocamos en la primera línea para cuidar el éxito de nuestro principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos.

Por eso queremos notificar, que en las últimas horas hemos sido informados, de manera irrebatible, de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, para lo que pretenden montar un "show" deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional, y así contribuir a la campaña de descrédito-ya fracasada que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericano.

No obstante, ante este escenario de planes extravagantes diseñados por extremistas de la derecha alienados a intereses externos a nuestra región; y con el fin de aportar al buen desarrollo y culminación exitosa de la Cumbre en cuestión, hemos tomado la decisión responsable, de enviar al Canciller de nuestro país, como jefe de delegación, con las instrucciones de llevar la voz del Pueblo de Venezuela ante la máxima instancia de la CELAC, así como realizar las interacciones necesarias que se desarrollarán entre las 33 delegaciones presentes en esta cita, en todos sus niveles.

El gobierno de la República de Venezuela agradece al Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, por su cordial invitación y por su firme posición de garantizar el éxito de esta magna reunión.

El Gobierno Bolivariano reafirma, una vez más, ante los países miembros de la CELAC y ante nuestros pueblos, el compromiso inquebrantable de impulsar la unidad e integración como camino fundamental hacia la independencia y desarrollo de nuestra región.

En Caracas, a los 23 días de enero de 2023".