La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner solicitó que se investigue la posible motivación económica del ahora detenido Fernando André Sabag Montiel, luego de detectar que en sus conversaciones de WhatsApp hacía referencia a la voluntad de ejecutar el magnicidio a cambio de dinero, informaron fuentes judiciales.

Esa línea de investigación es una de las que plantearon los abogados de la querella, Marcos Aldazabal y José Manuel Ubeira, en un escrito que presentaron bajo la más estricta reserva y en el que también requirieron que se profundice el análisis de los diálogos que mantuvo Brenda Uliarte, pareja de Sabag, antes de ser detenida.

La punta para avanzar sobre la posible motivación económica de Sabag Montiel surgió de un diálogo detectado por los abogados de la vicepresidenta en uno de los grupos de WhatsApp que integraba donde, el 15 de agosto pasado, escribió: "Yo quisiera hacerme el vendedor de copos y meterle un corchazo", informaron desde la justicia.

Esa expresión de deseo de quien finalmente intentaría matar a la Vicepresidenta robustece la hipótesis de que la supuesta venta de copos de nieve habría sido en realidad una pantalla a la que recurrieron los atacantes para infiltrarse en las movilizaciones de apoyo a la exmandataria, luego de que un fiscal pidiera que se la condenara a 12 años de prisión en la causa por la obra pública en Santa Cruz.

"A mí me importa la plata"

En esa misma conversación, y al referirse a Uliarte y sus planes magnicidas, Sabag Montiel escribió: "Yo a ella la trato de bajar, pero a mí me importa la plata, si nos compran o le dan un laburo, ya está salvada, bienvenido sea".

Las referencias al tema económico coinciden con otros mensajes detectados por los abogados de la querella, donde una persona agendada como "Joa" en el teléfono de Gabriel Nicolás Carrizo, líder del grupo de supuestos vendedores de copos de nieve, sostuvo que sabía que lo había hecho por plata.

"Sé que lo hizo por plata, por acomodo, así que el chabón en cuatro años ponele que sale y sale re acomodado mal eh… a ver, como les vuelvo a repetir, uno por plata se vende ¿si? Pero si, si los nombro a ustedes, eso si así que fíjense bien… y no solo a ustedes cinco porque nombro a más personas, fíjense bien", escribió "Joa" en un grupo de WhatsApp que compartía con Carrizo.

Gabriel Nicolás Carrizo, el cuarto detenido

Por este tipo de conversaciones en las que aparece involucrada "Joa", una joven de nombre Joana, la querella se opuso a que sea citada como testigo, tal como había postulado el fiscal Carlos Rívolo, y reclamó que se la convoque en calidad de imputada: esa presentación motivó a que la jueza federal María Eugenia Capuchetti suspendiera la testimonial. Dichas conversaciones ocurrieron tras la detención de la pareja del gatillante, la noche del domingo 4 de septiembre.

Indagación a otros miembros

Otra conversación en la que se basaron los abogados Aldazabal y Ubeira para pedir que se abrieran otras líneas de investigación tiene que ver con una que se dio entre Uliarte y una persona a la que tenía agendada como "David", horas antes de ser detenida.

"Ya que vos me contaste algo y sos una persona para confiar, yo te confieso algo mío ultra secreto", le escribó "David" a Uliarte el 4 de septiembre al mediodía. Acompañó ese texto con una foto y el texto "No se lo cuentes a nadie".

Uliarte: ¿Sos poli de la DEA? Tranqui no le cuento a nadie.
David: No digas nada. Ja. Paso informes e investigo narcos pesados, nada mas. Hace muchos años. Hago espionajes y se los paso a la embajada de estados unidos. Nada mas.
Uliarte: Ah qué bien. No tenía idea de que laburabas de eso.

Las nuevas líneas de investigación fueron incluidas en un escrito revelado días en el que se solicitó también que la justicia avance en el análisis de la posible participación de los denominados "copitos", en la planificación del ataque a la Vicepresidenta. Allí se pidió la indagatoria de Leonardo Volpintesta, Sergio Orozco y Lucas Acevedo.

Los copitos

Volpintesta, Orozco y Acevedo son tres de los supuestos vendedores de copos de nieve azucarada que se presentaron junto a Uliarte y Carrizo en la entrevista que le dieron a Telefe el 2 de septiembre, cuando negaron tener que ver con el hecho y dijeron que estaban recibiendo amenazas. Hasta acá fueron tomados por testigos en la causa.

Los abogados de la vicepresidenta reclamaron también que se avance con la identificación de la persona a la que Carrizo tenía agendada en su celular como Jony White.

Ese contacto mantuvo un diálogo con Carrizo que para la querella podría ser determinate.

"Estamos pensando matar al jefe de La Cámpora esta vez", "están llegando todos", "Si querés venir", "Vamos a tener una charla grupal" fueron los mensajes que Carrizo le envió al contacto "Jony Withe" el primero de septiembre a las 23.40, dos horas después del ataque fallido a la vicepresidenta.

El contacto "Jony White Jaja" respondió: "Los sicarios de los copos de nieve".