¿Qué mejor manera de celebrar el Día del vino 2022, que con una copa de un buen Malbec? Ya sea Tinto, blanco, rosado, de cualquier variedad de cepas, el vino es una de las bebidas más consumidas por los argentinos y también puede contribuir a la buena salud. Un estudio publicado por The Lancet estimó que el consumo limitado de una copa de vino por día podría reducir el riesgo de sufrir varias enfermedades en mayores de 40 años. Sin embargo, los científicos tiene algunas reservas. 

El informe que fue realizado por el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, Estados Unidos, sostuvo que las personas mayores de 40 años podrían obtener beneficios en su salud si consumen una y dos copas de vino por día. Los resultados fueron difundidos a la comunidad científica por la revista especializada The Lancet. 

Salud y vino: los resultados 

Los autores de esa conclusión fueron los investigadores del Global Burden of Diseases, un proyecto continuo con sede en la Universidad de Washington en Seattle, que produce los datos más completos sobre las causas de enfermedad y muerte en el mundo.

En un principio este grupo estaba totalmente en contra de las bebidas alcohólicas, incluso se creía que hasta el consumo ocasional era dañino para la salud y sugerían a los gobiernos aconsejar la abstinencia completa y desincentivar si ingesta. 

Sin embargo, nuevas investigaciones arrojaron resultados menos rígidos al respecto y los expertos detrás del estudio llegaron a nuevas conclusiones:

  • Los jóvenes enfrentan mayores riesgos para la salud por el consumo de alcohol que los adultos mayores.
  • Mientras que los adultos de 40 años o más sin problemas de salud subyacentes pueden beneficiarse del consumo limitado de alcohol, con una copa de vino tinto al día.

El estudio tomó como muestra base los datos de hombres y mujeres de 15 a 95 años de 204 países, desde 1990 hasta el 2020

Contradicciones entre los científicos 

El estudio afirmó que el consumo moderado de alcohol es beneficioso para personas mayores de 40 años sin enfermedades subyacentes y ahí está el punto de discusión entre la comunidad científica. 

En ese sentido, el investigador del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) del Instituto de Salud Carlos III, Iñaki Galán, señaló que esa "pequeña" porción "puede incrementar el riesgo de otras enfermedades, como el cáncer de mama o el colorrectal o los accidentes de tráfico". Sobre este último ítem cabe aclarar que por más mínimo que sea el consumo de alcohol, la persona debe evitar manejar si bebió.  

"Aunque hubiese una cantidad saludable de consumo de alcohol, tenemos el problema de que genera adicción y es cuestionable éticamente recomendar consumir una o dos bebidas”, opinó por su parte el jefe de servicio de enfermedades digestivas del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra, Juan Turnes. 

Turnes aseveró que es "difícil que el consumo no se incremente con el paso del tiempo". Según informó un estudio, realizado durante la pandemia, unas 1.340 millones de personas de más de 100 países, sobre todo hombres, consumieron cantidades perjudiciales de alcohol durante 2020.

Otra de las críticas al informe está en que "no se examinaron los patrones de consumo de alcohol". Esto quiere decir que no se diferenció a la parte de la muestra que toma una copa de vino todos los días que aquellos que ingieren la misma cantidad de bebida, pero de forma esporádica. Además, cuestionaron que la ingesta haya sido autodeclarada, lo que "podría haber introducido un sesgo".

Por su parte, otra investigación publicada en la revista Plos Medicine y realizada por la Universidad de Óxford alertó por un avance en enfermedades como Alzhéimer y Parkinson en personas que consumen "siete o más unidades de alcohol por semana", ya que se asocia con "mayores niveles de hierro en el cerebro", que podrían derivar en esas complicaciones. "Es un posible mecanismo de deterioro cognitivo relacionado con el alcohol", destacó.