El Papa Francisco dialogó este martes con la agencia de noticias Associated Press (AP). En medio de la entrevista, criticó fuertemente a todos los países que aplican leyes que criminalizan a las personas homosexuales.

Según informó Human Rights Watch, al menos 67 países -en su mayoría provenientes de África o Medio Oriente- tienen leyes nacionales contra las relaciones entre personas del mismo sexo. En cambio, al menos otras nueve naciones criminalizan la expresión de género contra personas transgénero u otras personas.

El Sumo Pontífice aseguró que esas normas son "injustas", dejando en claro que Dios ama a todos sus hijos y señaló a aquellos obispos o conferencias episcopales que se muestran a favor de este tipo de leyes. Si bien aclaró que para la Iglesia Católica sí se trata de un "pecado", remarcó que "ser homosexual no es un delito".

Francisco pidió que se eliminen las leyes en contra de las personas homosexuales

"Primero distingamos pecado por delito. Pero también es pecado la falta de caridad con el prójimo", destacó. "He hablado claro sobre esto. El matrimonio es un sacramento de la Iglesia y no se puede cambiar, pero hay leyes que intentan ayudar a la situación de tanta gente de orientación sexual diferente y esto es importante", afirmó.

No obstante, Francisco reiteró en la entrevista con AP que los obispos deben cambiar su acercamiento a la comunidad LGBTI a través de un "camino de conversión", con el fin de mostrar "ternura como la que tiene Dios con cada uno de nosotros".

La posición del Papa Francisco sobre la homosexualidad

Desde sus inicios como Sumo Pontífice, Francisco siempre estuvo al tanto de la cuestión del matrimonio igualitario y las críticas que promulgaban desde la Iglesia Católica. En 2013, justo después de volver de su viaje por Brasil, lanzó una frase que sorprendió a los presentes: "¿Quién soy yo para juzgarlos?".

Desde su perspectiva, las personas homosexuales deben ser aceptadas por sus familias y la comunidad LGBTI debe ser valorada por su valor ciudadano. No obstante, también se mostró de acuerdo con la unión matrimonial entre personas del mismo sexo. Si bien propuso ayudar para que esto suceda, aseguró que no hay que "imponer cosas a la Iglesia que por su naturaleza no se pueden imponer".

El Papa aseguró que la Iglesia mantendrá sus valores católicos

Justamente, el Papa firmó un comunicado del Vaticano a fines de 2021. En el escrito se hacía mención a la imposibilidad de que sacerdotes católicos bendigan a parejas del mismo sexo, respetando así los valores de la Iglesia.