Un bisonte salvaje nació en Gran Bretaña luego de 6.000 años, desde que pasó un acontecimiento similar. El momento natural fue observado por Tom Gibbs, guardabosques de bisontes en Kent Wildlife Trust, una organización benéfica de conservación con sede en Gran Bretaña.

“Fue un momento tan mágico y tan icónico por lo que representa para la conservación y la vida silvestre en este país”, dijo Gibbs. El guardabosques se quedó en el lugar por dos horas, "solo observando a la cría y a la madre", y comentó: “Vi esta carita salir de detrás de mamá”. 

La bisonte ocultó naturalmente los signos de embarazo para evitar a los depredadores, y por este mismo motivo es que los guardabosques del lugar tampoco tenían idea de que se encontraba en gestación, indicó el Washington Post.

Fauna y cambio climático 

El equipo de guardabosques mencionó que el nacimiento del bisonte fue una feliz sorpresa. El grupo de personas, se encuentra trabajando en un proyecto llamado "Wilder Blean"  que lleva animales de pastoreo a West Blean y Thornden Woods en Kent como una forma de abordar las crisis climática y de biodiversidad.  

Gibbs aseguró que el nacimiento del bisonte será una de las claves para ayudar a revertir las tendencias ambientales preocupantes en el área. “Los bisontes son una herramienta increíble y versátil”, dijo. 

"Son bastante grandes y robustos, por lo que realmente pueden moldear y diseñar el paisaje que los rodea", indicó Gibbs, a la vez que explicó que el pelaje de estos animales puede llegar a descortezar árboles. Los bisontes cortan el pasto con la boca, sus grandes cuerpos crean caminos a través del denso bosque y sus nutrientes. Además, el estiércol rico ayuda a que florezcan otras especies. “Todo lo que hacen tiene un impacto positivo y da forma al mundo que los rodea”.

Fotografía del Bisonte bebe

El proyecto para recuperar la fauna, es el primero de su tipo en Gran Bretaña, aunque se están llevando a cabo iniciativas similares en otras partes de Europa y América del Norte. En el lugar se cuenta con la presencia de tres hembras, la embarazada era la Hembra 2, las cuales se encontraban anteriormente en un parque con vida silvestre en Escocia e Irlanda a un área de 500 acres en julio y eventualmente se les unirán caballos salvajes y cerdos.

El objetivo de la organización es que los animales comiencen a defenderse por sí mismos en la naturaleza, pero en el mientras tanto, se encuentran siendo monitoreados de cerca y poco a poco se les quitan los alimentos suplementarios, que es lo que se les daba anteriormente en los parques.

“Queremos mantenernos lo más libres posibles, pero su bienestar es el centro absoluto de lo que hacemos”, dijo Gibbs. La cría pasó a convertirse en el cuarto miembro de la familia y se encuentra monitoreado de cerca por los expertos. 

Bisonte 

Los bisontes alguna vez estuvieron al borde de la extinción. En particular, el bisonte europeo estuvo a punto de desaparecer a principio del siglo XX, debido a la caza excesiva. Solo un pequeño número sobrevivió y se mantuvo en parques naturales y zoológicos.

El director general de Wildwood Trust, Paul Whitfield, mencionó que los 9.000 bisontes que viven en Europa descienden de solo 12 animales de zoológico. El nacimiento reciente de la cría, dijo, es un paso importante hacia el crecimiento de la población. Los bisontes tienen una vida útil de unos 15 a 20 años en la naturaleza.

“En el Reino Unido, hemos perdido casi todos nuestros mamíferos”, dijo Whitfield, y agregó que es una de las naciones del mundo con mayor escasez de naturaleza. Es por eso, que con el proyecto Wilder Blean, según indicó Whitfield, se busca revertir ese daño. “Se trata en gran medida de volver a poner en su lugar los procesos del ecosistema que faltan”, dijo.

“Hemos estado cultivando intensamente y gestionando la tierra durante cientos de años. Realmente no queda mucho desierto o naturaleza salvaje”, agregó.

En cuanto a la recuperación de la flora y fauna, los científicos mencionaron que a diferencia de los humanos, los bisontes nutren naturalmente la tierra y trabajan intuitivamente para crear "nichos para que otras especies se muevan y prosperen", dijo Whitfield. “Crea un hábitat mucho más complicado, rico y diverso”.