Las personas que tengan el registro de conducir vencido tendrán permitido circular en la provincia de Buenos Aires, pero sólo si acreditan tener el turno asignado por la autoridad municipal para su renovación, cambio de datos o duplicado hasta el 31 de enero de 2023. Así lo estableció el ministerio de Transporte bonaerense a través del Boletín Oficial del distrito.

La disposición también aplica para los ciudadanos que hicieron el trámite, pero que por algún motivo no recibieron la licencia en formato físico. En este caso, y con carácter excepcional, se podrá circular portando la misma en formato digital en un dispositivo móvil por un plazo máximo de 30 días, también hasta el 31 de enero.

La decisión se tomó porque la renovación de las licencias no pudo concretarse, ya que las oficinas estuvieron cerradas por la pandemia, según explicó la cartera de Transporte bonaerense.

Luego de las prórrogas de los vencimientos de las Licencias Nacionales de Conducir establecidas entre 2020 y 2021, el ministerio encabezado por Jorge D´Onofrio, destacó que “se ha ralentizado el proceso de emisión por la conjunción de vencimientos a partir de febrero de 2022, agudizándose en junio del corriente por la coincidencia de tres de esos vencimientos”.

Asimismo, indicaron que "se continúa incrementando exponencialmente la cantidad de trámites presenciales que se realizan en las sedes de los diferentes Centros de Emisión de Licencias de Conducir de jurisdicción municipal, lo que acarrea dificultades organizativas y por consiguiente la necesidad de volver a adoptar acciones concretas".

Cambios al volante: qué es el sistema de scoring

En los últimos meses hubo algunos cambios significativos para los automovilistas. Por ejemplo, la nueva forma en que la Ciudad de Buenos Aires toma el examen para obtener la licencia de conducir, aunque el principal fue la implementación del sistema de scoring en todo el país.

¿Qué es el scoring? Se trata de un sistema de descuento de puntos por infracciones cometidas al volante entra hoy en vigencia en todo el país. El objetivo principal de esta medida apunta a mejorar la seguridad vial, contemplando la inhabilitación de la licencia de conducir por distintos períodos de tiempo, independientemente de la jurisdicción en la que hayan sido cometidas.

El mecanismo consiste en la asignación inicial de 20 puntos a cada conductor con Licencia Nacional de Conducir, que se irá descontando en caso de que se cometan infracciones de tránsito con una escala establecida de acuerdo a la gravedad de la falta. El Gobierno estableció un listado de cuándo se pierden puntos y cuántos puntos vale cada infracción.