La línea D de la red del subterráneo porteño modificó ayer hasta diciembre su horario de funcionamiento por la reanudación de una obra de modernización del sistema de señales, que mejorará la seguridad y frecuencia del servicio, informó la empresa concesionaria Emova.

El servicio funciona de lunes a viernes a las 5.30, como es habitual, pero concluye media hora antes en la franja nocturna, por lo cual el último tren sale de la estación Congreso de Tucumán a las 22.30 y desde Catedral a las 23.

En tanto, los sábados las formaciones comenzarán a correr a las 6.30 y finalizarán a las 22.30 en Congreso de Tucumán y a las 23 en Catedral. Los domingos funcionarán desde 8.30 a 20.30 y 21, según la estación cabecera.

Las obras que se están realizando incluyen la instalación de equipamientos en zona de vías, contadores de eje, cableados y bandejas, además se está reemplazando el actual sistema de señales.